Sharing is caring!


Somos Escuelas Publicas 2020

Enseño educación especial porque siento un llamado a trabajar con una de nuestras poblaciones más vulnerables. Como educadores, disfrutamos trabajar con nuestros estudiantes y verlos crecer, pero los dificultades fuera del aula pueden agotarnos . Siento un impulso urgente no solo de apoyar académicamente a mis alumnos sino de luchar por lo que necesitan y merecen, dentro y fuera del aula. Realmente es un llamado a ser maestro, pero uno se agota cuando enfrentas algunos de los dificultades en el campo.

El número de casos es crítico tanto para las condiciones de trabajo como para la prestación de servicios. En el nivel de la escuela primaria, cuánto más grande es la clase, mayor es el número de casos. Algunas clases de educación especial de la escuela primaria tienen 21 estudiantes, a pesar de que la junta escolar aprobó un máximo de 14. Como maestros de educación especial, no solo tenemos que planificar y proporcionar instrucción, sino que también administramos y escribimos IEP (Programas de Educación Individualizados) ) En última instancia, el aumento de los IEP de los estudiantes de educación especial recae en los maestros de educación especial. Esto significa que evaluemos a los estudiantes mientras impartimos la instrucción aun con los dificultades que vienen con esto.

El alto número de casos me afecta mucho, personalmente. He tenido algunos problemas de salud el semestre pasado. He tenido resfriados, dolores de cabeza y fatiga constante debido al estrés del trabajo excesivo para mantenerme sana y cumplir con los IEPs. En última instancia, las luchas por las que pasan los maestros impactan a los estudiantes. No podemos concentrarnos y apoyar a nuestros estudiantes porque siempre hay algo que nos impide. Si honráramos el menor número de casos, los maestros tendrían más tiempo para pasar con los estudiantes para apoyar sus necesidades únicas. Esto es particularmente necesario para apoyar a los estudiantes en sus necesidades de comportamiento, que requieren consistencia y atención individualizada.

Otro desafío al que nos enfrentamos como educadores es la evaluación excesiva de nuestros estudiantes. En la huelga de 2019, los maestros y los padres ganaron un acuerdo del distrito escolar para reducir las evaluaciones innecesarias, pero el distrito se está demorando en cumplir. Cada año, los estudiantes tienen que tomar muchas evaluaciones estatales computarizadas. Hay reglas estrictas para evaluar a los niños. Los estudiantes con discapacidades y los estudiantes aprendiendo inglés son los que más se evalúan. Eso significa menos tiempo de aprendizaje y más tiempo de evaluación.

Cuando enseñé en la escuela primaria, mis alumnos con autismo estaban constantemente cansados debido a las pruebas excesivas. Sería difícil lograr que un estudiante se siente frente a la computadora para tomar las evaluaciones. Algunos incluso saldrían corriendo del aula. Tendría que llamar al personal de apoyo para que vengan y tomen las evaluaciones, y para ayudarlos a calmarse. Siempre había dos o tres estudiantes que estaban cansados de eso. Cerraban la computadora de golpe, gritaban y decían: “Ya terminé con eso”, y huían del aula.

Los estudiantes son evaluados bastantes. Para ellos, las pruebas se sienten interminables. ¿Cuántas veces tenemos que evaluar a un niño?

Karla Griego
Maestra de educación especial


 

Envianos un email si: Tiene una historia similar, conoce a alguien que tiene o tiene comentarios sobre esta historia.

5 + 15 =

Lee mas historias:


 

“Sueño en grande por mis estudiantes.” Lee más aquí

Megan Brown

Pupil Services and Attendance Counselor, UTLA

“Yo supero las barreras de aprendizaje” Lee más aquí

Guisela Carrera

Trabajadora Social Psiquiátrico, UTLA

“Yo presento oportunidades para salir de la pobreza.”  Lee más aquí 

Aldo Robles

Maestro de Tecnología Automotriz, UTLA

“Yo formo los estudiantes súper estrellas de mañana.” Lee más aquí

Kimberly Hinkston

Educadora de Educación Temprana, UTLA

“Inspiro a los estudiantes a encontrar su voz creativa.” Lee más aquí

Peggy Nguyen

Maestra de Baile, UTLA

“Yo doy nuevas oportunidades para aprender.” Lee más aquí

Lisa Blackwell

Bibliotecaria Escolar , UTLA

“Ayudo a crear espacios curativos para estudiantes” Lea más aquí

Franny Marion

Trabajadora Social Psiquiátrica, UTLA