Sharing is caring!

Somos Escuelas Publicas 2020

Ella era una estudiante brillante e inquisitiva — pero cuando le pregunté sobre sus planes para la universidad, su rostro se puso en blanco. Al crecer en el sistema de acogida, nunca pensó en soñar sobre la universidad. A través del proyecto Pathway to College para niños de crianza que comencé en LAUSD, la llevamos al camino hacia el aprendizaje superior y obtuvimos $ 20,000 en becas para Cal State Northridge. Y ella no se detuvo allí, pasó a obtener su maestría y ahora es una trabajadora social licenciada.

Cada consejero de asistencia y servicios para alumnos tiene historias como esta. Ese es el poder de lo que podemos hacer: podemos cambiar la trayectoria de la vida de un estudiante.

Nuestro trabajo principal es abordar los problemas que mantienen a los estudiantes fuera de la escuela. Somos un puente entre el salón y el hogar, ayudamos a los estudiantes con ausencias frecuentes y ayudamos a los maestros a comprender por qué alguien puede estar portándose mal.

Las visitas al hogar son una parte fundamental de nuestro trabajo. Las familias con las que trabajamos a menudo están en modo de supervivencia, teniendo dificultades con problemas de salud, vivienda, económicos y de bienestar mental. El absentismo crónico es siempre un síntoma de algo más grande. Estamos aquí para ayudar, ya sea para que la estudiante obtenga una tarjeta de autobús TAP para que pueda llegar a la escuela, para obtener tutoría para ponerse al día o para conectar a la familia con los recursos de la comunidad. Cualquier cosa que podamos hacer para que la estudiante regrese a la escuela y aprenda.

La necesidad es grande, pero no todas las escuelas tienen un consejero de asistencia y servicios para alumnos. Muchas escuelas se ven obligadas a elegir cuales servicios cruciales financiar. Esa no es una decisión que las escuelas deberían tomar: nuestros estudiantes merecen todos los apoyos que son esenciales para crear un ambiente educativo saludable y próspero.

La crisis de vivienda asequible del sur de California afecta a las familias a las que sirvo, y también a mi familia. Como madre soltera de un increíble niño de 10 años, trabajo en un segundo trabajo como terapeuta y mentor personal para llegar a fin de mes, pero pagar el alquiler sigue siendo una batalla algunos meses. He contemplado conseguir un compañero de cuarto o reducir el tamaño de mi vivienda a un estudio. Un aumento salarial justo ayudaría.

Megan Brown
Consejera de Servicios y Asistencia de Alumnos

 

 

Envianos un email si: Tiene una historia similar, conoce a alguien que tiene o tiene comentarios sobre esta historia.

12 + 4 =

Lee mas historias:


 

“Veo posibilidades en cada niño.” Lea más aquí

Karla Griego

Maestra de educación especial, UTLA

“Ayudo a crear espacios curativos para estudiantes” Lea más aquí

Franny Marion

Trabajadora Social Psiquiátrica, UTLA

“Yo presento oportunidades para salir de la pobreza.”  Lee más aquí 

Aldo Robles

Maestro de Tecnología Automotriz, UTLA

“Yo supero las barreras de aprendizaje” Lee más aquí

Guisela Carrera

Trabajadora Social Psiquiátrico, UTLA

“Yo formo los estudiantes súper estrellas de mañana.” Lee más aquí

Kimberly Hinkston

Educadora de Educación Temprana, UTLA

“Inspiro a los estudiantes a encontrar su voz creativa.” Lee más aquí

Peggy Nguyen

Maestra de Baile, UTLA

“Yo doy nuevas oportunidades para aprender.” Lee más aquí

Lisa Blackwell

Bibliotecaria Escolar , UTLA