La misma tormenta, pero diferentes barcos:

Condiciones seguras y equitativas para reiniciar las escuelas de LAUSD en 2020-2021

Los educadores de UTLA están ansiosos por regresar a las aulas donde pueden cuidar, reír y, lo más importante, enseñar a nuestros estudiantes. Pero aún más que enseñar, nuestro trabajo en una pandemia es mantener seguros a los estudiantes y las comunidades. El eventual reinicio de las escuelas debe ser principalmente acerca del aprendizaje, no simplemente acerca de la economía. A diferencia de otros países que reconocen que proteger vidas es la clave para proteger los medios de subsistencia, Estados Unidos ha optado por priorizar las ganancias sobre las personas. El intento de la administración Trump de obligar a las personas a volver a trabajar a gran escala depende de reiniciar las escuelas para que los padres tengan cuidado de niños.

El aprendizaje ocurre cuando los estudiantes se sienten seguros, y la seguridad solo es posible en un ambiente más amplio de preparación comunitaria, que requiere mayores recursos federales y estatales para apoyar una estrategia de distanciamiento físico en grupos pequeños y aislados, con un fuerte énfasis en la higiene. Cuando los políticos exhortan a los educadores y a otros trabajadores a “volver a encender la economía”, los educadores de UTLA preguntan: ¿a quién piensan utilizar como leña? Los beneficios de reiniciar las escuelas deben superar los riesgos, especialmente para nuestros estudiantes y comunidades escolares más vulnerables.

 

 

Cinco hechos a tener en cuenta antes de reiniciar las escuelas del LAUSD:

Materiales

Documento de investigación: un resumen de una página

Test

Test

TEST